4º Congreso y 1º Feria Provincial

Santa Fe Red de ciudades

En el cuarto panel se discutió sobre la agenda medioambiental

En el panel, titulado “La nueva agenda medio ambiental: estrategias de desarrollo sustentable  y de ordenamiento territorial para las ciudades”, participaron Jeremy Ben Shalom, Fundador de Fundador de JBS Sustainable Development Entrepreneurship (Israel); Gabriel Lanfranchi, director del Programa de Ciudades del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC); Carlos Paoli, director del Centro Regional Litoral del Instituto Nacional del Agua (INA); César Mackler, secretario de Medio Ambiente del ministerio de Medio Ambiente de la provincia de Santa Fe; Ricardo Bertolino, secretario Ejecutivo de la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático (RAMCC); Leandro Chamorro, intendente de la ciudad de las Toscas (provincia de Santa Fe);  y Amado Zorzón, intendente de la ciudad de Malabrigo, provincia de Santa Fe.

Jeremy Ben Shalom resaltó que el problema de la cuestión medioambiental está profundamente relacionado con la economía, ya que mientras más son utilizados los recursos naturales mayor es el crecimiento económico.
“Esta situación es insostenible desde cualquier punto de vista que pretenda lograr sostenibilidad. Si quieres cambiar algo, en tu sociedad, en tu medio ambiente, la economía es la forma”, enfatizó.
Asimismo, destacó que uno de los problemas más preocupantes para el mundo y nuestra provincia es la generación de basura.
“En la argentina existe un 60% de basura orgánica que podría ser convertida en compostaje, reduciendo la basura y los costos del servicio de recolección. Se podría premiar a los ciudadanos y empresas por hacerlo, con el mismo dinero que se ahorraría en la reducción del servicio de recolección”, concluyó.

Por su parte, Gabriel Lanfranchi recomendó cuatro líneas de trabajo: crecer de manera sostenible y equitativa, garantizando el ingreso a los servicios a la ciudad y al hábitat para todos; la resiliencia climática, es decir, trabajar en la adaptación frente a cambios climáticos; las ciudades inteligentes y el acceso a la información universal (tecnologías, smartphones); y los gobiernos de metrópolis o gobiernos metropolitanos, es decir, gobernar entre distintas jurisdicciones.

A continuación, Carlos Paoli analizó el impacto del desarrollo urbano sobre los excedentes hídricos y las inundaciones.

“Los cambios de suelo impermeabilizan los terrenos produciendo aumento de agua no absorbida, generando excesos de aguas. Debe existir un enfoque participativo, a través de la incorporación de la participación en el diseño y gestión de los riesgos con los habitantes del suelo en el cual se pretende abordar una prevención o un tratamiento de riesgo climático determinado”, explicó.

Luego César Mackler habló sobre la importancia del ordenamiento territorial ambiental y el desarrollo sustentable como política de Estado.
Asimismo, afirmó que “En el siglo XX hubo una deforestación del 70%. La normativa nacional y provincial han frenado ese proceso de deforestación”.
De la experiencia santafesina, destacó el proyecto de la Ley del Árbol, que busca aumentar la masa forestal.

Otro de los temas a tocar fue la necesidad de bajar los gases del efecto invernadero. “Cada uno de nosotros genera 10 toneladas de dióxido de carbono por año. Nosotros somos partes del problema, y en la medida que no participemos en disminuir la amenaza el riesgo será mayor”, sentenció Ricardo Bertolino.

Por último, Leandro Chamorro comentó la experiencia en ordenamiento ambiental y territorial de la localidad de las Toscas (Santa Fe), y Amado Zorzón contó la de la localidad de Malabrigo (Santa Fe) en torno a la emisión de gases de efecto invernadero.